Translate

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 22 de noviembre de 2009

DIAGONAL MAR Y ARTHUR ANDERSEN.

XX. JUICIO A LA CORRUPCIÓN EN LA DELEGACIÓN DE HACIENDA DE BARCELONA.

Rafael del Barco Carreras

Sesión del 19-11. Tras la renuncia a otra lista de testigos, reduciendo el largo proceso, y ahorrando más aburrimiento, se citó a Pedro Pablo Rodés Roca, testigo de la fiscalía. La declaración se convirtió en pura escatología. Y no por el testigo que a mi entender esgrimió al máximo sus grandes dotes profesionales, sino por los tres abogados defensores que interrogaron tras el fiscal y abogado del Estado.
El testigo, abogado y economista miembro entonces de la consultora ARTHUR ANDERSEN, y tras la célebre rotura de la gran multinacional por sus descubiertos trapicheos y connivencias en EEUU con las firmas auditadas, y condenada, ahora de GARRIGUES ANDERSEN, el mayor bufete y consultora de España. Cientos de especialistas que según el fiscal sobrepasan la plantilla de la total Fiscalía Española.
Por 1994 a requerimiento de Jaume Llopis (el superior jerárquico del jefe de contabilidad de DIAGONAL MAR), al que conociera de ejecutivo de la PAPELERA SARRIÓ (empresa del Grupo KIO-De la Rosa desde el 91), cerrado círculo, le encargaron un estudio sobre la repercusión y consecuencias fiscales por la compraventa de terrenos en DIAGONAL MAR. Un estudio paralelo, sin incidencia en las negociaciones con Hacienda. Llopis no quería que se contaminaran, repitió. La gracia de que si las facturas de bares de alterne (puticlubs), citadas en el dictamen, deducían o no, pasó de soslayo. Cuentan que el extraño John Rosillo (Diagonal Mar) los cerraba a docenas, y consecuencia, de madrugada mató a un viandante con su Rolls.
La justificación de varias reuniones y aparecer en las actas del consejo de administración de Diagonal Mar, no contaminaban según él, y desde luego jamás oyera que les chantajearan, y además, impensable que ARTUR ANDERSEN entrara en ese tipo de situaciones. Fiscalía no incidió más allá de dejar patente que la situación de “delito penal” se consideró y formaba parte del estudio y dictamen.
Lo escatológico apareció cuando una de las abogadas pretendió desmontar su declaración, que aparte de una horquilla, decían, entre 425 millones y 500 y pico para el Impuesto de Sociedades, en conjunto poco aportaba más allá de la ya pirámide de fantasías numéricas vertidas en el Juicio. Las preguntas sobre si se hubieran vendido o no los terrenos y si los restantes 80 millones fueran pagos por MINUTAS y gastos, las interrumpió la presidenta varias veces. Tres abogados, perdidos entre la irrealidad de conceptos creados por el Sumario, demostrando su inferioridad técnica ante el declarante, y hasta cierta “pérdida de papeles” navegando entre abstracciones. Diálogo de besugos. ¡Qué les importaban los “estudios” de economistas y fiscalistas al peculiar grupo de inspectores de Hacienda! “Tanto, o directos al juez Pascual Estevill y a la cárcel”. Quizá la doble negociación de cuanto para las actas oficiales (por si alguien fuera del juego recurría) y el tanto para la astilla, hachazo en este caso, requiriera de los mejores técnicos del País.
Consecuencia de las varias jovencitas sustituyendo a los abogados estrella. El juicio perdía interés, hasta en la sala de espera se percibía distensión, José Luis Núñez departía con De la Rosa, y en otros corros las sonrisas no reflejaban la situación límite de quien pudiera acabar en prisión.
Añado en imágenes de www.lagrancorrupcion.blogspot.com más curiosidades de trastienda sobre la credibilidad de las grandes consultoras con unas citas sobre el ANDERSEN acabado en EEUU y acusado ante el Juez de la Audiencia Nacional Miguel Moreiras, “juez especial” donde los haya, que retrasó, hasta que le expulsaron de la Audiencia Nacional, cinco años el proceso de KIO contra De la Rosa, con la simple argumentación de no encontrar delitos donde los hubo a cientos, ¿cuánto le pagaría?, y unas referencias sobre los GARRIGUES.